Alergia a la leche de vaca (ALV)

 

¿Qué es la alergia a la leche de vaca?
La alergia a la leche de vaca (ALV), también denominada alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV), es una respuesta anormal del sistema inmunitario del cuerpo respecto a las proteínas presentes en la leche de vaca, los lácteos y otras leches de rumiantes. La primera vez que el sistema inmunitario entra en contacto con estas proteínas lácteas, se «sensibiliza», es decir, crea anticuerpos (llamados IgE) asociados a dicha proteína láctea (1). Este primer contacto puede producirse a través de la piel, o la cavidad oral o nasal. En las subsiguientes exposiciones orales a la leche, el sistema inmunitario del bebé considera que estas proteínas son dañinas y a través de los anticuerpos IgE, inicia la liberación de sustancias de defensa naturales, tales como la histamina, que causará los síntomas alérgicos que se manifiestan. Estas reacciones suelen ser muy rápidas. Se desarrollan en el plazo de entre minutos a ~2 horas (2) y en casos poco frecuentes pueden llegar a ser graves y derivar en choque anafiláctico. El choque anafiláctico es la forma más extrema de alergia alimentaria, pero solo afecta a un número muy reducido de niños (<0,001 %) (3). Hay otro tipo de ALV en la que intervienen otras células inmunitarias, llamada ALV no mediada por IgE. La ALV no mediada por IgE tiende a ser menos grave, pero tarda más en manifestarse (de 48 horas a semanas) y en consecuencia resulta más difícil de diagnosticar. Por último, también hay formas mixtas de ALV en las que se combinan los anticuerpos IgE y otras células inmunitarias.


Prevalencia

La ALV es una de las alergias alimentarias más comunes de la infancia temprana (4, 5). Afecta a ~2-3 % de los niños (4) aunque su prevalencia difiere entre regiones y países. Por suerte, la mayoría de los niños superan la alergia cuando tienen entre 3 y 5 años (80-90 %) (6, 7, 8).


¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico de la ALV se suele llevar a cabo un historial exhaustivo de alergias alimentarias, pruebas de IgE si se sospecha de ALV mediada por IgE y, a veces incluso exposición oral al alimento (OAA). Las pruebas de IgE pueden incluir tests de punción cutánea (SPT) o exámenes específicos de anticuerpos IgE (IgEe).
Si se sospecha de ALV no medida por IgE, el único método fiable de diagnóstico es la exclusión del alimento seguido de una posterior reintroducción del mismo.


¿Cómo se trata?

El tratamiento de la ALV debe hacerse siempre bajo supervisión médica. La base del tratamiento es retirar de la dieta la proteína en cuestión, en este caso, las proteínas de la leche de vaca o proteínas lácteas. En bebés que son amamantados y que son alérgicos a la leche de vaca, el consejo es que la madre siga dando el pecho, pero que elimine los lácteos de su dieta. En estos casos, la madre podría necesitar suplementos de calcio y vitamina D, que deberían acordarse con el dietista o el médico. Los niños alimentados con leche materna tienen una menor tendencia a desarrollar ALV que los que son alimentados con fórmulas infantiles (ref) y la leche materna proporciona todos los nutrientes que necesita un bebé, sea cual sea su condición. Para los niños a los que se les administra fórmula o que la combinan con leche materna, hay un abanico de productos específicos disponibles que sustituyen la fórmula infantil estándar. Estos se denominan fórmulas hipoalergénicas (alimentos con pocos alérgenos) y se han testado y han demostrado ser seguros para el uso en bebés con ALV. Estos alimentos hipoalergénicos pueden ser fórmulas extensamente hidrolizadas (FEH), de origen animal o vegetal, o fórmulas basadas en aminoácidos (FAA). No se recomiendan las fórmulas parcialmente hidrolizadas para tratar la ALV.


¿Qué tipo de productos se usan para tratar la ALV?

Existen dos tipos distintos de fórmulas infantiles hipoalergénicas para tratar la ALV:
FEH: fórmula extensamente hidrolizada, lo cual significa que las proteínas están descompuestas hasta tal punto que el sistema inmunitario no las reconoce como alérgenos. También se les denominan alimentos predigeridos. Estas fórmulas son la primera línea de tratamiento para la mayoría de los casos de ALV. No obstante, si ya se ha producido una reacción anafiláctica a las proteínas de la leche de vaca o a los productos lácteos, debería usarse una FAA.
FAA: fórmula de aminoácidos donde la cadena proteica está totalmente descompuesta en aminoácidos sueltos. Estas son 100% libres de cualquier proteína de leche de vaca y, por lo tanto, son los únicos alimentos recomendados para lactantes que han tenido reacciones anafilácticas a los productos de leche de vaca o en casos, en los que el tratamiento con la FEH ha fracasado. En algunos centros también recomiendan la FAA como primera línea de tratamiento para algunas ALV no mediadas por IgE tales como la esofagitis eosinofílica (EE).
Todos los productos deben emplearse bajo supervisión médica.

¿Cuándo superan los niños su ALV?
La mayoría de los niños superan la alergia cuando tienen entre 3 y 5 años (80-90 %) (6, 7, 8). El momento exacto en que un niño la supera depende en gran medida de la gravedad inicial de la ALV y del tipo específico de la misma. Hay dos tipos principales de ALV, la mediada por IgE y la no mediada, pero también puede haber una mezcla de ambas. La ALV mediada por IgE suele tardar más en superarse que la no mediada por IgE. Su médico o dietista le indicará si son necesarias más pruebas de alergias o una EOA; estos tests se suelen realizar en el hospital, aunque cuando el riesgo se considera muy bajo, se pueden llevar a cabo en casa.

 

Referencias

  • (1) Venter, C., Brown, T., Meyer, R. Walsh, J., et al. Better recognition, diagnosis and management of non-IgE-mediated cow’s milk allergy in infancy: iMAP—An international interpretation of the MAP (Milk Allergy in Primary Care) guideline. Clin. Transl. Allergy 2017, 7, 26.

  • (2) Vandenplas Y, Al-Hussaini B, Al-Mannaei K, Al-Sunaid A, et al. Prevention of Allergic Sensitization and Treatment of Cow’s Milk Protein Allergy in Early Life: The Middle-East Step-Down Consensus. Nutrients. 2019 Jun 26;11(7).

  • (3) Cianferoni A, Muraro A. Food-induced anaphylaxis. Immunol Allergy Clin North Am. 2012 Feb;32(1):165-95.

  • (4) Sicherer SH. Epidemiology of food allergy. J Allergy Clin Immunol 2011; 127:594-602.

  • (5) Canani RB, Nocerino R, Terrin G, Frediani T et al.: Formula Selection for Management of Children with Cow’s Milk. Allergy Influences the Rate of Acquisition of Tolerance: A Prospective Multicenter Study. J Pediatr 2013;163:771-7.

  • (6) Levy Y, Segal N, Garty B, Danon YL. Lessons from the clinical course of IgE-mediated cow milk allergy in Israel. Pediatr Allergy Immunol 2007; 18:589-93.

  • (7) Høst, A., Halken, S., Jacobsen, HP., Christensen, A.E. et al. Clinical course of cow’s milk protein allergy/intolerance and atopic diseases in childhood. Pediatr. Allergy Immun. 2002, 13, 23–28.

  • (8) ASCIA 2019: https://www.allergy.org.au/patients/food-allergy/cows-milk-dairy-allergy

Áreas terapéuticas – Alergia a la leche de vaca (ALV)

Contacto:

Teléfono:

INTL. +39 0473 293 632
DE +49 800 153 1533

Simmerweg 23, 35085 Ebsdorfergrund Alemania